Tegucigalpa, 26 de abril de 2018. Los préstamos avalados son efectivos para reducir la pobreza, porque generan empleo, mayor inclusión financiera y potencian sectores económicos clave como la Micro Pequeña y Mediana Empresa (Mipymes), según el presidente de la Asociación Latinoamericana de Garantías, Francisco Martinotti.

Martinotti se refirió así en la conferencia el “Éxito de las Sociedades de Garantía” que impartió este jueves en Tegucigalpa, en el marco de la Asamblea de la Sociedad Administradora de Fondos de Garantía Recíproca (SA-FGR/Confianza).

En su país, Perú, según explicó el experto, este mecanismo tiene más de 39 años y hoy día maneja más de siete mil millones de dólares en préstamos avalados a sectores como el emprendedurismo.

En ese sentido, dijo que los préstamos garantizados permiten reducir las desigualdades sociales, porque “se genera más riqueza, al generarse más riqueza, la pobreza se va reduciendo”.

“En el Perú teníamos más del 40 por ciento de pobreza extrema, ahora estamos en 18 por ciento, ahora mire cuanto se ha reducido con este tipo de mecanismos del tema del crédito y del tema de las garantías”.

La estabilidad política, asistencia técnica y apoyo de los gobiernos, son entre otros factores, que se requieren para que los préstamos avalados se diseminen entre los agentes económicos.

Contrastó el éxito peruano y el hondureño, empezando por recalcar que aquí Confianzas apenas lleva cinco años de funcionar, “pero es sólida, porque hemos visto en esta Asamblea como este crecimiento se da sostenible en el tiempo”.

“Las cifras nos dicen que Confianza se convertirá en una de las herramientas más útiles para el desarrollo del sector” de la Micro Pequeña y Mediana Empresa. “Por lo tanto, ahí está el factor de apoyo a la pequeña empresa”.

Según el experto, es un mito creer que los emprendedores son mala paga, ya que la experiencia peruana indica lo contrario. “Los mejores pagadores son las Pequeñas y Medianas empresas”.

Esto es “por un hecho importante, las pequeñas empresas están conformadas por una persona o una familia y si uno no paga, quien queda mal es la persona, en las grandes no porque no se sabe quien es el dueño”, puntualizó Martinotti.

Este mecanismo permite a los emprendedores acceder a la banca, porque al solicitarlo se convierte en un aval garantizando el 50 por ciento del total de un préstamo en el sistema financiero.

Empezó con 40 millones de lempiras, dijo el gerente de Confianza, Francisco Fortín, hoy día manejan más de tres mil millones, ha generado cerca de 300 mil empleos, entre directos en indirectos. (JB)

Fuente: Diario La Prensa – Honduras